Olas del mar y viejas chaquetas

En contra de lo que creía hace un tiempo, con el paso de los años me voy dando cuenta de que casi todo es temporal. El trabajo, por ejemplo: un día estás aquí y otro día estás allá. La vida es un sube y baja, una montaña rusa, a veces tan vertiginosa que no te deja tiempo para tomar aire. He de confesar que esto me debería dar miedo, pero, menos mal, las buenas sorpresas también llegan cuando menos te lo esperas, traídas por las olas del mar o escondidas en el bolsillo de una vieja chaqueta.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s