Un buen tipo

paseoplaya

Mi amigo Felipe y yo coincidimos en que Sorolla debió de ser un buen tipo. Quizá porque sólo un hombre con buen corazón es capaz de pintar y transmitir cariño como él hacía. En su día, sus detractores le recriminaron que pintara cuadros tan optimistas, precisamente, en una época gris en la que España se estaba dando cuenta de que viajaba en tercera clase del tren de la Historia. Ante estas críticas, Sorolla ejecutó cuadros de denuncia social, en efecto, pero imprimiendo un cariño y una ternura sin límites a los personajes de sus escenas. Se ha hablado mucho de la luz y de sus escenas de playa, pero, quizá, muy poco del respeto con el que retrata a sus personajes femeninos, que parecen estar dotados de valentía y sabiduría innatas.

Para saber más, visita: la página del Museo Sorolla y el espacio que le dedica El poder de la palabra. La imagen utilizada en este post se titula Paseo a orillas del mar y ha sido obtenida de la página del Museo Sorolla.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s