Para reír, para llorar, para enamorarse, para conocerse a uno mismo

Cada vez que mi amigo Toni y yo hablamos por teléfono, cumplimos el ritual sagrado de recomendarnos algunos libros. Tras lanzar al aire dos o tres títulos, siempre terminamos preguntando: “Pero, bueno, ¿tú para qué lo quieres?” Porque un libro no se recomienda al azar, a no ser que conozcas a la perfección qué quiere tu amigo o cuáles son sus últimos gustos literarios. Un libro es como un fármaco: de su correcta receta y administración depende que siente bien o mal, que se atragante, que provoque una úlcera o, por el contrario, que cure problemas del alma para siempre. Los libros que suelo recomendar, según para cada caso, son los siguientes:

Para reír
La conjura de los necios, de John Kennedy Toole
Azucena, que juega al tenis, de Manuel Hidalgo
Sin noticias de Gurb, de Eduardo Mendoza

Para emocionarse
Cuento de Navidad y Grandes esperanzas, de Charles Dickens
La herida del tiempo, de J.B. Priestley
El bosque animado, de Wenceslao Fernández Flórez
Tres sombreros de copa, de Miguel Mihura
Castilla, de Azorín
Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez
El árbol de la ciencia, de Pío Baroja
Desayuno en Tiffany’s, de Truman Capote
Los gozos y las sombras, de Gonzalo Torrente Ballester
La hoja roja, El príncipe destronado, La sombra del ciprés es alargada y Señora de rojo sobre fondo gris, de Miguel Delibes
Rayuela, de Julio Cortázar
Obabakoak, de Bernardo Atxaga
El desorden de tu nombre, de Juan José Millás
Cien años de soledad y El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez
Si me necesitas, llámame y Tres rosas amarillas, de Raymond Carver
La voz dormida, de Dulce Chacón
Soldados de Salamina, de Javier Cercas
El año del francés y Retratos de ambigú, de Juan Pedro Aparicio
Galíndez, de Manuel Vázquez Montalbán
Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar, de Luis Sepúlveda
El Palacio de la Luna y Tombuctú, de Paul Auster

Para conocerte a ti mismo
El lobo estepario, de Hermann Hesse
La señora Dalloway, de Virginia Woolf
El arte de amar, de Erich Fromm
Ilusiones y Juan Salvador Gaviota, de Richard Bach
Hojas de Hierba, de Walt Whitman

Para subir la temperatura
Sexus, de Henry Miller
Seda, de Alessandro Baricco

Para enamorarse
Veinte poemas de amor y una canción desesperada, de Pablo Neruda
La voz a ti debida y Razón de amor, de Pedro Salinas
Travesuras de la niña mala, de Mario Vargas Llosa
-Poesía completa, de Julio Garcés

Aventuras
La Odisea, de Homero
La isla del tesoro, R.L. Stevenson
El Conde de Montecristo, de Alejandro Dumas
Vuelo nocturno, de Antoine de Saint-Exupéry
Sinuhé, el egipcio, de Mika Waltari
El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad
Las inquietudes de Shanti Andía, de Pío Baroja
La dama de Berlín, de Frank & Vautrin
Una princesa en Berlín, de Arthur R.G. Solmssen
León, el africano, de Amin Maalouf
La reina del Sur, de Arturo Pérez Reverte

Ciencia fición
La invención de Morel, de Adolfo Bioy Casares

Misterio
Leyendas, de Gustavo Adolfo Bécquer
Drácula, de Bram Stoker

Seguro que me he dejado muchos en el tintero. ¿Puedes ayudarme? ¿Cuáles son los libros que tú recomendarías?

Anuncios

9 comentarios sobre “Para reír, para llorar, para enamorarse, para conocerse a uno mismo

  1. mi lista acortadaPara reirAnécdotas de médicos de Pedro RamosCualquier libro de monólogos de l’Andreu BuenafuenteSin noticias de Gürb, de Eduardo Mendoza ( empecé a reír en la primera página, es que no siempre cae un extraterrestre precisamente en tu ciudad )Para emocionarseJuntos, nada más y El Consuelo Anna GavaldaLa verdadera historia de Sara James de Glória MéndezLa elegancia del Erizo Muriel BarberyEl Naranjo de Carlos FuentesMás allá de la batalla Mercedes Gallego Pan negro Emili TeixidorLa mayoría de los que tú has dichoPedro Páramo Juan Rulfo ( atención novela tan extraña como cautivadora )Mirall trencat, Aloma, la plaça del diamant de RodoredaPara conocerte a ti mismoLas cinco personas que encontrarás en el cielo Mitch AlbomPara subir la temperaturaEl amante Marguerite Duraslas edades de Lulú de Almudena GrandesAmorrada al Piló de María Jaén , he buscado por internet y el título en castellano es “El escote” PoesíaEstoy leyendo “misteriosamente feliz” de Joan Margarit, lo recomiendo

    Me gusta

  2. Difícil me lo pones. Yo es que disfruto casi con cualquier lectura y siempre le busco el lado positivo a todas.A bote pronto, añadiría a la lista ‘Miguel Strogoff, el correo del Zar’ y ‘El rayo verde’, de Julio Verne, y ‘Los tres mosqueteros’, de Dumas.Para reflexionar sobre el sentido de la vida, ‘Martes con mi viejo profesor’, de Mitch Albom, y, para reir, uno de los más divertidos que he leído últimamente: ‘Un pequeño inconveniente’, de Mark Haddon.Coincido plenamente contigo, entre otros, en ‘La isla del tesoro’ y ‘La reina del Sur’, pero de Pablo Tusset me gustó más ‘En el nombre del cerdo’.Literarios saludos.

    Me gusta

  3. Sin pensarlo mucho, ahí van algunos (que seguro ampliaré después):. Para emocionarse e involucrarse en el texto: “Ahí les dejo mi retrato”, Frida Kahlo (no tengo que presentarla).. Para emocionarse y enamorarse y engancharse…: “La tregua”, Mario Benedetti (otro clásico).. Para todo lo anterior y mucho más: “Poesía completa”, Idea Vilariño (poeta uruguaya, cuya obra está plagada de vísceras, muchos de sus versos motivados por la tortuosa relación que mantuvo con Juan Carlos Onetti).. Para viajar con las letras: “Corazón de Ulises”, de Javier Reverte (creo que no hace falta presentarlo).. Grandes imágenes literarias y cotidianidad a raudales: “Querida Yo” y “Mil dolores pequeños”, de Coloma Fernández Armero (una autora injustamente olvidada; sus obras están descatalogadas a pesar de que cuando vas a una librería preguntando por ella te dicen “uy, viene mucha gente preguntando”)Seguro que salen muchas más cosas, pero por ahora así a vuelapluma es lo que me sale. También claro cualquier texto de Eduardo Galeano (“El libro de los abrazos” imperdible, pero para variar un poco de temática, ya que estoy centrándome demasiado en los sentimientos, ahí va otro “El fútbol a sol y sombra”, una forma magistral de hablar de balompié incluso para quien odie este deporte) y “Por fin solos”, de Cristina Peri Rossi, una colección de cuentos sobre las distintas fases de la pareja, desde el enamoramiento hasta el punto final.Bueno, amigo, ahí va una buena lista. Espero que te sirvan para algo. Un beso enooooooorme.

    Me gusta

  4. Por favor… Juan Pedro, o no tiene tiempo o no se a apuntado a mi curso”como puedo llevar al día un blog y ser tan feliz que debo tomarme calmantes para no despertar la envidia de los demás” ¡2008! has batido todo los records, te vi en las visitas de mi blog y dije… pasaré por alli. ¡socorro! saludos j re crivello

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s