Cuádruple personalidad y algunos cambios

Si de vez en cuando te pasas por aquí y hoy has vuelto a hacerlo, habrás podido observar que el blog parece el mismo de siempre. Ah, amigo: sí, pero no.

Empecemos por el principio: hasta hace un par de días yo no tenía doble personalidad, sino cuádruple. Tenía un blog profesional, un blog personal (éste), una página que, como un paraguas les agrupaba, ponía todo en orden y ofrecía algunos documentos adicionales. Si a esto le añades el Twitter, te das cuenta de que, en vez de una página, tenía cuatro. Conclusión: hay que unificar contenido. En esta bitácora he incluido material literario que sólo estaba antes en la página web.

¿No te lo crees? mira a la derecha, verás contenido nuevo. Todo este rollo viene porque quiero avisarte de que este contenido está colgado como si fuera un post y, si eres lector de feeds, te llegará entonces un post llamado Me presento y otro titulado Producción literaria. No, no tengo más ego que Raphael, es que estoy agrupando mis diferentes personalidades. Si no te enfadas, mi psiquiatra te lo agradecerá.

Avisado quedas, amigo lector.

Anuncios

5 comentarios sobre “Cuádruple personalidad y algunos cambios

  1. Decía el saber popular que “La mona, aunque vista de seda, mona se queda”. Los cambios que has introducido, no pueden afectar al elemento más importante del blog: su autor. Si te organizas mejor, bien está.

    Me gusta

  2. Eres un crack y, además, omnipresente, estás en todas las redes sociales habidas y por haber jajaja… No es que tengas cuádruple personalidad, es que al menos necesitas 20 más.Raquel majísima, por cierto.Un beso enooooooooorme.

    Me gusta

  3. Apuleyo: de momento me organizo mejor. No sé si dentro de un més me habré cansado y vuelva a la página de antes. Pero es que era una lata andar subiendo archivos html. Por cierto, tenemos que hablar.Amelie: Compañera, creo que aquí el único omnipresente es nuestro amigo Picos y, por qué no, también tú. Mucho me temo es que tenga demasiadas personalidades. Un beso enorme también para ti.

    Me gusta

  4. Cuando me lancé a la Red, después de haberla defenestrado, antes siquiera de conocerla, corría el año 2001 y nunca había oído hablar de las bitácoras. Entré en una página que se llamaba Love Lycos y me daba miedo hasta abrir los correos que me enviaban. En cierto sentido esto lo tenía, ya que mis experiencias primeras resultaron de lo más peregrino… Pues no me convencía lo que hallaba en mi camino pero sí de repente ajustarme a la velocidad que mis dedos me permitían sobre un teclado porque se sincronizaban mejor con mi mente. Así que en mi perfil escribía todos los días un texto, luego me daba pena borrarlo y abría otra página y estampaba el perfil ahí y lo dejaba morir… Cada escrito en una. Pues bien, la sociedad de esa aldea virtual tenía poco que expresar (mis contenidos eran vivencias emocionales, no trascendentales, no espirituales, igual que ellos pero diferente)y comenzaron a acosarme como si yo tuviera personalidad múltiple… Que ya es entender poco. En el 2004 me mudé a blogia… siempre itinerando, cambiando de mobiliario. Ahora la madre es H.D (último nombre en la misma dirección). Todo esto para contarte que la virtualidad me hizo más fuerte mentalmente y eso tuvo su efecto en la vida real. Yo no me escondía, yo me reinventaba. Y hay lectores con dos dedos de frente y los hay, tantos, que ni conocen para que les sirven las manos. Buenos días desde mi café primero :)yo

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s