La bandera en nuestro balcón de casa

Hoy he puesto la bandera de España en el balcón de casa. La había comprado hace algunos días, pero quizá por pereza, quizá por no caer en patriotismos superficiales, no la había sacado aún. “¿Por qué no la pones?”, me ha preguntado Marta. Y me he decidido.
La verdad es que me gusta: me gusta la combinación de colores, me gusta el escudo, me gusta lo que representa. Y, sobre todo, me gusta tener la libertad de ponerla o no.
En el momento de colocarla, el vecino de arriba me ha espetado: ¡Ya estás haciendo ambiente para el miércoles! En realidad (nos conocemos desde hace tiempo y sabemos de qué pie cojeamos), me ha dicho: “Pero, Juan, cómo se te ocurre”. A lo que yo le he contestado: “Eh, amigo, que yo soy de izquierdas pero también español, ¡que conste!”.
He de confesar que, en estos últimos años, me he sentido mal cuando ciertos partidos políticos (bueno, un partido político en concreto) utilizaba la bandera de todos como si fuera propiedad sólo suya. La bandera es de todos o no es de nadie y nadie va a ser más o menos español porque la luzca o porque deje de hacerlo. Con todos mis respetos (y pido disculpas si molesto a alguien): me parece demasiado que algunos la luzcan en los cinturones, en las correas del perro, en el cinturón de seguridad del coche, en las pulseras, en las carteras. ¿Hoy soy como ellos? No. Hoy, simplemente, quería colocar la bandera y, la verdad, me he sentido muy bien al hacerlo. Después del mundial la quitaré y me sentiré tan español como siempre y a mucha honra, sin tener necesidad de demostrarlo de forma constante.
Un último apunte: a menudo, he criticado de forma vehemente a quienes mezclan la política y el deporte. Pero, pensándolo bien, si once chicos corriendo detrás de un balón consiguen que este hermoso y desastroso país esté unido, al menos durante noventa minutos, entonces, ¡viva el fútbol y viva España!
Anuncios

6 comentarios sobre “La bandera en nuestro balcón de casa

  1. Es curioso lo de las banderas. Son fetiches de recuerdos y esperanzas. Yo tengo una bandera que me ha seguido por cuatro continentes desde 1996.He colocado la bandera sólo dos veces, y en las dos la selección ha hecho lo mismo. El último día que la puse fue en el partido contra Suiza.No voy a poner la bandera, esa bandera. Mi cerebro me dice que no hay relación entre bandera y resultado, pero por Victoria que no la he de poner.Si una bandera no es de todos, es un trapo de colores o un estandarte, pero no bandera.

    Me gusta

  2. Me parece muy bien todo lo que has dicho sobre la bandera Juan Pedro, algunos se apropian de los símbolos cargándolos de cosas sin sentido…

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s