Cuando lo bello sustituye a lo funcional

Son las dos de la madrugada y estoy en mi despacho, escribiendo. Generalmente, escucho música mientras trabajo, pero hoy prefiero escuchar el repiqueteo de la lluvia sobre los cristales. Redacto un artículo que enviaré dentro de unos días a una revista académica. Entre la documentación que manejo se encuentra una magnífica página web de dos buenos consultores especializados en el mundo de la edición digital, Alberto Vicente y Silvano Gozzer. La web, que recomiendo vivamente, se llama Anatomía de la edición y han publicado en ella un interesante estudio: Editores y estrategia digital: 64 respuestas.

Uno de los editores consultados sobre el futuro de la edición digital es Jacobo Siruela, de Atalanta. Él confiesa:

“Atalanta no hará libros electrónicos. Sería traicionar nuestra filosofía. Estamos a favor del objeto sensual, y en contra de la aséptica e impersonal funcionalidad del eBook. El mundo se tornó horrible cuando lo funcional sustituyó a lo bello y nuestro anhelo es restituir lo bello en un mundo cada vez más funcional”.

Me gusta lo digital como vehículo hacia un nuevo humanismo. Sin embargo, la apuesta de J.S. por lo bello ha hecho que me pare un poco a pensar.

En ese momento, Mónica, mi hija mayor, me ha pedido agua y, mientras la bebía, he sido consciente de que esa persona de seis años me necesita, de que nos necesita a mi mujer y a mí. Después de darle el agua le he dado un beso y la he tumbado de nuevo en la cama (duerme en la parte de arriba de la litera). Me he agachado, he dado otro beso a María, la peque, y la he arropado (tiene la costumbre de destaparse y dormir boca abajo, como yo cuando era pequeño). He salido a la terraza, he abierto una hoja de la ventana y he olido el césped húmedo. Dentro de unos minutos iré a buscar a mi mujer, que se ha quedado dormida en el sofá.

Me gusta mi pequeño cosmos, nuestro pequeño cosmos.

“El mundo se tornó horrible cuando lo funcional sustituyó a lo bello y nuestro anhelo es restituir lo bello en un mundo cada vez más funcional”, recuerdo.

Besos. Sueños y peticiones de niños. Palabras escritas. Afuera sigue lloviendo. Escucho el repiqueteo de la lluvia sobre los cristales.

Buenas madrugadas. No os olvidéis ser felices estos días de vacaciones.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s