Angelitos

El speaker era un auténtico gamberro, un macarra gracioso que nos estaba dejando con la boca abierta. Confieso que, en un principio, yo no quería entrar al show. No sé, quizá porque ya estaba cansado, quizá porque esos animalejos, ahí, amaestrados, me dan algo de pena. Pero el caso es que mi mujer, mis hijas y yo habíamos ido al Parque Natural de Cabárceno, habíamos dejado para el final el número de los leones marinos y las chicas lo querían ver.

El espectáculo ya había comenzado cuando entramos. A los pocos segundos, ya teníamos dibujada una sonrisa en la boca.
–A ver –decía el speaker con acento casi madrileño aunque estábamos en Santander–, quiero un voluntario. Pero no un niño. Quiero un padre, ¿entendedido? Quiero un tío feo. Que sí. Quiero un tío feo. Como habéis pagao, podéis elegir entre el público al tío feo que queráis. Venga va, y señalando con el dedo, ¿eh?
Toda la gente empezó a reírse.
¿Habéis oído eso de la calma antes de la tempestad?
Pues después de la sonrisa general, sentí una calma, algo casi-casi espiritual, no sé, una luz, como si entrara en otra dimensión…
El público quedó en silencio.
Entonces, mi hija Mónica (7 años) dijo en voz (muy) alta:
–PAPÁ, TÚ, TÚ, SAL TÚÚÚÚÚÚÚ.
Creo que el lince todavía se está descojonando. El león marino, ni os cuento. El speaker me mandó un guasap ayer diciéndome que no me preocupe, que son cosas de niños.
Angelitos…
Anuncios

5 comentarios sobre “Angelitos

  1. Juan Pedro, disfruta de esos momentos al máximo, porque con el paso de los años los echarás de menos. Disfrutarás de otras cosas, pero no de la inocencia infantil.Precisamente hoy, que hemos pasado el día en la playa, vivimos varios episodios así con mi primo de 8 años. ¡Pero cuánto se disfruta con esas cosas de niños!Y, ahora, a lo importante: ¿saliste o no saliste?Un abrazo, amigo.

    Me gusta

  2. Hola, Ruymán, amigo!La verdad es que me reí hasta yo… No, no salí, afortunadamente ;)Espero que todo te vaya bien y que disfrutes de un descanso merecido.Un abrazo enorme

    Me gusta

  3. Tu hija Mónica solo quería presumir de padre. Desde luego es imposible que te eligiera por feo. ¡¡¡Qué lindas anécdotas conocemos gracias a esta bitácora tuya!!! No dejes de anotar esas historias mínimas, amigo. Un beso enorme

    Me gusta

  4. Es una maravilla leer tus comentarios, Amelie. Si las historias que cuento en el blog te parecen lindas es, sencillamente, porque tú lo eres ;)Muacks. Un beso mucho más grande todavía!!!!!!!!

    Me gusta

  5. Es una maravilla leer tus comentarios, Amelie. Si las historias que cuento en el blog te parecen lindas es, sencillamente, porque tú lo eres ;)Muacks. Un beso mucho más grande todavía!!!!!!!!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s