La única certeza

Me enteré ayer por la prensa de que el portaaviones Príncipe de Asturias (o R-11, como le llamábamos nosotros) va a ser desguazado. España no puede pagar su mantenimiento. Hubo un tiempo en que yo veía todos los días a ese gigante de acero. Fue en 1988, cuando me tocó hacer el servicio militar en la Base Naval de Rota.

Tranquilos, que no cunda el pánico: no voy a contar historias de la mili. Eso sí, diré una vez más que conservo amigos de aquella época, a quienes quiero muchísimo.

Extraños tiempos: lo que parecía invencible va al desguace, lo sutil permanece contra todo pronóstico en nuestra memoria, cambiamos y cambiamos de pensamiento sin cesar, y lo que hoy está arriba mañana estará abajo.

Tiempos en los que, como dice Zygmunt Bauman, “la incertidumbre es la única certeza”.

Anuncios

4 comentarios sobre “La única certeza

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s