Una locomotora en marcha

Un motivo de alegría, de los muchos que hay, es que tu padre (de 82 años), que ha pasado por dos operaciones quirúrgicas hace relativamente poco, quiera salir a pasear contigo SIN su bastón, sólo con un periódico en la mano.

Como bien dice C., una amiga mía, “es muy difícil parar a una locomotora en marcha”. Y mi padre, ferroviario durante toda su vida, que empezó en los ferrocarriles a los catorce años, siendo fogonero, sabe bien, muy bien, este pequeño-gran secreto de la vida.

Anuncios

2 comentarios sobre “Una locomotora en marcha

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s