El fantasma de la piscina

No le veis, pero está ahí. Sentado en la silla de plástico, dentro del plato de la ducha. Es Augusto, el fantasma de la piscina. Se resiste a dejar la urbanización. Hay noches en que se le escuchan sus lamentos tristísimos:

“Cari, bájame una cerveza”

“¿Alguien tiene un piti?”

“Ay, dios, qué calor”

Y el quejido más terrorífico de todos:

“Niños, no os tiréis a bomba, cojones, que me mojáis el libro”

Hemos llamado a una importante parapsicóloga y nos dice que ella no puede echar a Augusto, que no todo es tan fácil como parece en la serie Entre fantasmas, que nos tenemos que aguantar. Ella tampoco es Jennifer Love Hewitt, pienso yo, y aún así le hemos dado una oportunidad. Hay gente con muy poco corazón.

Iker Jiménez vendrá la semana que viene con su nave del misterio.

Mientras, noche tras noche, Augusto, el fantasma de nuestra piscina, el misterioso inquilino de la urbanización, nos acompañará con sus lamentos hasta que el invierno, de una vez por todas, venga a este pueblo de las afueras de Madrid.

Anuncios

7 comentarios sobre “El fantasma de la piscina

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s