Todos son uno solo

Ibrahim es de Marruecos y tiene una tienda de comestibles en el pueblo donde vivo. Desde hace algunos meses luce en la pared del establecimiento una camiseta del Atleti que Fernando Torres le firmó a su hija pequeña, una mañana que fueron a verle entrenar a Majadahonda.

Como compartimos el amor por los mismos colores, el otro día pasé a saludarle y le dije:

–Ibrahim, hay que rezar.

Al principio se me quedó mirando extrañado. ¿Cómo era posible que un español le dijera a él que había que rezar? No lo comprendía. Le señalé la camiseta de Torres y le repetí:

–Hay que rezar. A Dios, a Mahoma o a Mandinga. Pero hay que rezar para el día 28. Esta vez tenemos que ganar.

Ibrahim rió y me dijo:

–Amigo, todos esos son uno solo.

–Pues eso, que el de arriba se entere, ya que es uno solo, que lo de Lisboa fue un accidente y que la Champions debe ser nuestra.

Mis hijas y yo salimos con una sonrisa de la tienda. Ibrahim es una gran persona, da igual el equipo del que sea.

Anuncios

6 comentarios sobre “Todos son uno solo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s